ATENCION USUARIOS ELECTRICIDAD MAR DEL PLATA

CANASTA ALIMENTARIA: BASICA Y MACHIRULA

CANASTA BASICA

En Argentina la Canasta Básica alimentaría además de no ser representativa de  la alimentación necesaria, establece una desigualdad entre los géneros que no solo no tiene sentido sino que además no contempla las necesidades especificas nutricionales de las mujeres.

La Canasta Básica Alimentaría (CBA)  y la Canasta Básica Total (CBT) son los parámetros para medir la indigencia y la pobreza respectivamente, y de ahí su importancia.

Esta medida toma como base criterios nutricionales que son cuestionados, porque no reúnen los requisitos mínimos para que una persona se nutra saludablemente, de acuerdo a las recomendaciones que el propio Ministerio de Salud realiza en las Guías Alimentarías para la Población Argentina (GAPA). Una experiencia conocida como  Proyecto Czekalinski demostró que la calidad nutricional de los alimentos de la CBA, no alcanza para vivir. https://www.proyectoczekalinski.com/

 Pero además  agrega una falsa medición que tiene que ver con el género: Para el caso de las mujeres se toma como índice el 76 por ciento de esa canasta.

Esta diferencia,  basada en que la mujer consume menos calorías que el hombre sobre  una canasta que ya es pobre en nutrientes, no se ajusta a ninguna realidad y parte de preconceptos que en definitiva distorsionan la medida real de la indigencia y también de la pobreza.

Esta mirada , obsoleta, no contempla  algo aun mas importante: Que en el caso de  una mujer embarazada o en estado de lactancia, las necesidades nutricionales son aun mucho mayores que las de un hombre, situación que ni siquiera registra.

Tasa Rosa y Diferencia Salarial

Es sabido también que el estereotipo de la  mujer hace que se tenga un  costo absolutamente distinto al del hombre consumidor.  La diferencia de precios existente  entre productos idénticos destinados para hombres y mujeres es absolutamente notoria.

Es de destacar que por lo general esta diferencia de precios que ya hemos señalado y denunciado anteriormente, conocida como “Tasa rosa” existe en productos de belleza, higiene y nutrición, lo que cabe inferir que esta discriminación está basada en los estándares estéticos que se le imponen a la mujer. Así como también no considerar en ningún concepto los artículos menstruales como de uso diario y de primera necesidad.

Si consideramos entonces, lo descripto , y lo comparamos con la histórica diferencia de ingresos entre géneros, es aun mas evidente que la Canasta Básica no es un parámetro que mida cabalmente la situación de las mujeres, y que de hacerlo pondría en evidencia  que la situación de pobreza e indigencia es aun ,as grave de lo que se viene midiendo.                                                                    

34 Comentarios

Deje un comentario